Redes Sociales

10 tips sin censura para no guatear con tu negocio emergente en redes sociales

  1. APRENDE A ESTAR EN REDES: Si vas a poner tu negocio, marca, emprendimiento, iniciativa en redes sociales, asume que deberás dedicar tiempo y cabeza a hacerlo, y que solo estar no sirve un carajo, hay que SABER estar.

  1. OLVIDATE DE LOS FORMULARIOS DE CORFO: Si tienes tu negocio en tuiter olvídate de poner la misión, visión, nosotros… escribe una bio que haga que quieran conocerte, tienta, cautiva. Coquetea con tus potenciales clientes, engrupe weón, olvida todo lo que escribiste en el formulario de CORFO y piensa en lo que a ti te gustaría leer. El negocio es tuyo, la personalidad a la marca se la das tú, que ningún financista culiao fome te obligue a creer lo contrario.

  1. POSTEA TUS FOTOS DIRECTAMENTE EN TWITTER: ¿Tienes la cuenta de tu negocio en tuiter vinculada a Facebook o Instagram? No es buena idea y revela que eres un feroz pajero; ten en cuenta que desde que Twitter e Instagram se pelearon y la red de las fotos se fue como una ramera barata con Facebook, las fotos no se visualizan automáticamente en Twitter; postea individualmente, nadie quiere que le anuncien una foto y lo que se vea es un link. Tienes que hacer posteos individuales para cada red social, no te veas como un quinceañero con tendinitis de tanto masturbarse, no queremos empresas pajeras.

  1. MENOS ES MAS: Facilita el camino al contenido en tu tuiter, que sean la menor cantidad de clics posibles para llegar a ella. Postea las fotos directamente y sin link, si compartes contenido de texto, resume el contenido, sé cautivador y para profundizar en el tema ofrece un link con contenido más amplio.

  1. TU SITIO WEB YA NO ES TU VEDETTE: Tu web dejó de ser la vedette de la fiesta, asúmelo. Es doloroso, te costó harta plata, estás orgulloso, pero a nadie le importa; tu vedette son las redes sociales que se nutren de tu web. La web es el lugar donde debes almacenar tu contenido, la web se transformó en tu repositorio de material, tu biblioteca, desde tu web vinculas el contenido. Que esté lindo, ordenado, que sirva para buscar info si alguien quiere hurguetear, que sea una biblioteca acerca de tu marca que logre hacer que quieran seguir cachureando. Nadie va a llegar a tu web tipeando el nic en el browser, métetelo en la cabeza; van a llegar porque encontraron un link en una red social con un contenido que les pareció digno de darle clic. Honra ese clic teniendo una web sobria y fácil de usar, piensa en lo que el visitante quiere encontrar y no aquello con lo que tú quieres presumir.

  1. DESVINCULA TUS CUENTAS DE REDES SOCIALES: En las cuentas de tuiter vinculadas a Facebook el contenido de texto es restringido, si los tienes automatizados para que se publiquen simultáneamente, preocúpate de postear en uno sólo lo que cabe en el otro, dejar tuits con contenido cortado “porque no cabe” es de weones amateurs. Desvincula las cuentas, weón, hazme caso, postea en cada red lo que necesita cada red, no trates de ahorrar tiempo en huevadas y dedica el tiempo y energía necesarias a hacer una comunicación que sea efectiva, de lo contrario conviertes tu marca en basura digital que nadie quiere ver. Si weón, así de duro.

  1. EMBAJADORES PEGADOS CON MOCO: Si tuviste la suerte de que un par de famosillos o gente con muchos seguidores quiera usar tu marca, les guste y estén dispuestos a comunicar por ti, no te sirven de nada si sus mensajes se ven como pegados con moco. Invítalos a ser naturales y a no chuparte el pico públicamente, nadie quiere ver fellatios que no pidió. Incluso recomienda que cuando publiquen fotos en Instagram no siempre te arroben, que sea parte de su vida cotidiana y no la foto de un favor o de una campaña.

  1. MÍDETE ÉSTE: Sabemos que los gerentes quieren indicadores, sabemos que lo que no se puede medir no tenemos cómo saber si fue útil o no; pero a la hora del posicionamiento, la reputación y las redes sociales debemos darnos un pequeño espacio para la fe. Existen actividades que no tendrás como medirlas, por ejemplo, fotos sin @, tuits sin marca, menciones sin el hashtag…. Weón sé que te cuesta pensar en que eso ayuda a tu campaña porque no lo puedes sumar a tus informes y tus fráficos; pero déjame decirte que sí ayudan, incluso muchos ayudan aún más porque se sienten menos forzados y la audiencia no lo ve como una acción publicitaria, por lo tanto es más receptiva a ellos. Pero weón, no podrás medir su impacto, y sé que te arde el hoyo con eso; y tendrás que aprender a vivir con eso, y confiar. Y quizás hasta comprar Hipoglós.

  1. NO ERES NADIE, USALO: Eres una marca piñufla, usa eso a tu favor, prueba, juega, intenta formas nuevas; total la verdad la verdad, es que no tienes mucho que perder y podrías ganarlo todo si te pegay un rajazo. Las grandes empresas o grandes marcas se pasan la vida restringidas por no pegarse un cagazo con sus comunidades enormes y sus marcas reputadas impecables; tu que eres chico y te conoce poca gente puedes y DEBES darte el lujo de experimentar; de buscar tu propio lenguaje, de acercarte todo lo que quieras a tu audiencia y si la cagas, pues lo olvidas y sigues con otra fórmula; y si le atinas puedes convertirte en el ídolo del momento; arriésgate, olvida lo que has escuchado y re-aprende según lo que vayas descubriendo; serás la envidia de los weones que dominan el mundo, he visto tremendas compañías rechazar campañas fabulosas y arriesgadas solo porque no se atreven a perder. Aprovecha, o te pasai de weón!

  1. DEJA DE MIRARTE EL OMBLIGO: No seas fome, ególatra y flojo y deja de hablar solo de ti, las personas leemos a las marcas en redes sociales con los mismos parámetros que leemos a las personas y esperamos que se comporten como seres humanos; si, somos hueones al esperar eso, pero finalmente es lo que nuestro cerebro lee. Si ves a alguien que solo habla de sí mismo, sus éxitos, sus proyectos, lo bacán que es, lo choro que es ser su amigo…. Lo lógico es pensar “ególatra culiao, lo dejo de seguir”. Con las marcas pasa lo mismo. Habla de otras weás, comparte información útil que generan otros respecto de tus temas de interés, manifiesta opiniones, bromea, relájate y deja de sacar el CV en cada presentación. Pásalo bien siendo la voz de tu marca, si te aburre a ti hacerlo, imagina a nosotros que no estamos invirtiendo la vida en ella.