cine, Sexo, Sin categoría

5 detalles del porno que me matan las pasiones

El porno, en su gran mayoría, ha sido desarrollado, producido y dirigido por y para hombres; han sido ellos los dueños del desarrollo discursivo sexual de la pornografía, y si no fuera por unas pocas mujeres atrevidas y descalificadas, el 100% de lo que vemos sería hecho a imagen y semejanza de los deseos de un puñado de hombres carentes de inteligencia sexual, y como diría Erika Lust, es un error culparlos a ellos, si no que debemos nosotras tomar el poder discursivo y en vez de alejarnos de la pornografía, acercarnos a ella desde la creación de la pornografía que NOSOTRAS queremos ver.

Por eso me gustaría comenzar mi camino de aporte al género cinematográfico, describiendo aquellas cosas que creo debieran estar presentes en las mentes de las futuras directoras de pornografía que sirva para realmente encender en llamas los clítoris de nuestras congéneres!

porno01 tetasLa melenuda rubia con las tetas en las amígdalas: ni todas somos así, ni mucho menos queremos ser así. Dame una mina normal, con tetas normales, con peso normal; preciosa, exquisita y risueña que no haya pasado por el quirófano y cuyas tetas no parezcan sandías de Paine.

 

 

porno03 gritosEl griterío como única demostración de placer: tan gritonas las weonas, más parecen chancho en el matadero que  minas tirando rico. No puedo creer que a los varones los prenda ese griterío mula, que claramente no tiene relación con la realidad. Una se pega su alarido de vez en cuando, pero ese griterío de barraco a los 3 segundos de que te lo pusieron, bitch please!

 

porno04 guionLa pobreza del guión: amigos directores, las minas somos auditivas, ustedes visuales; para ustedes una weona rica es suficiente para que se les pare, nosotras necesitamos un poco más… que el weón tenga cuento, que la historia aporte, que los diálogos sean claves para el cachondeo. Que el joven de la pizza  te entregue el pedido, tú le pagues y él con pasarte el vuelto te da media vuelta y te lo esté ensartando…. No es lo mío. Sin guión, no hay humectación.

porno05 peneUn feo de gran miembro: el tamaño mounstroso de una pichula no es sinónimo de éxito para la fantasía, si bien un pene imponente, enhiesto y envuelto en grandes venas es un fetiche común, si parece la boa de Frankestein tampoco resulta, te lo imaginas entre las piernas y dan ganas de llorar; y llamar a la Teletón.

 

 

porno02 miradaLa mirada del amor: de verdad, quién les dijo que podía ser atractivo una mujer mirándote a los ojos con un pico atravesado en el hocico? Esos ángulos de la cámara porno que nos muestran a la joven chupándolo mientras se la graba en “perspectiva varón”… Me niego a creer que eso sea atractivo incluso para los hombres, si fuera ellos me cagaría de risa, si tuviera pene, que me lo chupen mientras cierro los ojos.