Mi experiencia, Relaciones, Sexo, TV

5 permitidos y sin represalias

¿Quién dijo que la TV basura no nos ayuda a reflexionar? Yo creo que a veces programas de mierda, que son placeres culpables como “Manos al Fuego” nos ayudan a pensar en esas cosas importantes de la vida, y a concluir que si nos ponen en frente a un espécimen que sentimos muy fuera de nuestro alcance cuando sentimos que no habrá nunca más esa oportunidad de alcanzarlo, pues tomamos lo que la vida nos entrega.

Y es que hemos rasgado  vestiduras pelando a los infieles del programa, pero pocas veces hemos masticado la idea de qué nos pasaría a nosotros si nos pusieran en el camino a alguien que nos obnubila, que creemos perfecto y ese otro se nos manifiesta entregado, ganoso y disponible. Esa weá debe ser muy difícil de sobrellevar y de salir airoso y con las lucas del programa bajo el brazo.

¿Podemos entonces juzgar a nuestras parejas por tentarse con una aventura que le parece perfecta? Puta, es difícil. Si yo estuviera en pareja y se me aparece Brad Pitt invitándome a salir y con ganas evidentes de ponerme las manos y otras cosas encima, yo esperaría que mi pareja entendiera que eso solo pasa una vez en la vida y que debo tomarlo con la misma magia que ha llegado a mi vida. Si no me aplaude por comerme a Brad Pitt, ese hombre no vale la pena.

¿Y si a él se le aparece Megan Fox un día, lo invita a salir y se lo lleva al hotel? ¡Campeón! ¿Quién soy yo para negarle ese bendito placer? Y bueno, si se enamora de ella y decide cambiarme por Megan, pues habré salido del juego de forma digna y honrosa, es Megan Fox, y no hay nada que yo pueda hacer al respecto, es como si de pronto me dice que se ha dado cuenta que es gay, come on, no puedo competir con eso y no me queda más que apoyarlo.

Entonces hace unos años decidí tener mi lista de cinco “Permitidos y sin represalias”, una lista con 5 nombres de hombres que mis parejas deben asumir que si me los encuentro por la vida, y tengo la oportunidad de tirarme, lo haré y ellos no solo no podrán alegar, sino que me felicitarán por el logro. Esa lista va cambiando conforme pasan los años y aparece nueva carne en el catálogo, y por cierto, ellos también tienen la suya, sus cinco permitidas y sin represalias; claro que a diferencia de ellos, hay varias a las que les he pedido si pueden me incorporen, cuando incluyen a Pink, no puedo evitar las ganas de sumarme.