#AntiModa

#AntiModa : La zapatilla con taco

zapatillataco

De los insensibles creadores de la cumísima shala-bota, y de los productores ejecutivos de la horrorosa shala-kini, esta temporada hemos visto la aberración de la estética número tres: la zapatilla con taco.

Yo me pregunto, ¿hasta cuando xuxa llevamos el eufemismo hasta las patas? Si quiere zapatos altos que le estilicen el culito, le torneen las piernas y le afinen el muslo; mijita, pague el precio de la belleza y póngase tacos altos. Ahora, si lo que quiere es andar cómoda por la vida con lonas y cordones, pues vaya a y cómprese zapatillas.

Pero claro, la flojera clásica hace que quieran pan y pedazo, pero el problema es que la zapatilla con taco no tiene ni la comodidad de la zapatilla ni está cerca de la elegancia del zapato estiletto, entonces al final no es ni chicha ni limoná, y como si eso fuera poco, las weás son más feas que pegarle a la mamá y con menos onda que una línea recta.

El complemento perfecto para la calza listada y la blusa fluor, dantescas expresiones del mal gusto que atochan nuestras veredas. Usted, no lo haga.