Relaciones, Sexo, Top 10 de Siempre

El espejismo del remember

Siempre me he preguntado ¿Por qué la gente vuelve a caer en el abismo del ex? Y sólo me respondo que cuando el sexo ha sido bueno, una es capaz de obviar lo in-obviable y dejar de lado la inmensidad de razones por las que te separaste.

Sin embargo,  cuando hago esta misma pregunta a otras personas, las respuestas son tan variadas que mi cabeza explota. Unos recaen por flojera, porque engrupirse a cualquier otra persona toma más trabajo que culiarse a tu ex. Conchatumadre, ¿en serio? ¡Es que no podis ser taaaaaan pajero! Si engrupirte a alguien para tirártelo es casi tan placentero como el mismo hecho de que te lo ponga! –¿o es que yo soy de otro planeta y por eso la conquista para bajarle los pantalones me parece inquietante y excitante?- puede ser. Pero como me dijo la Vale Ortega: “Es como la bebida que quedó sin tapa de la noche anterior: sabes que ya no tiene gas, pero te da lata ir a comprar una nueva”.

También hay quienes lo hacen como una oportunidad de tirar sin culpa. Pero ¿por qué alguien tira con culpa? Porque ya no la amaba la última vez que me la tiré, y ella creía lo contrario, entonces ahora me la tiro con ella sabiendo que es sólo por tirar. ¿Qué tal esos galanes? Como para pegarles la PLR una y mil veces. Otros lo hacen “porque estaba disponible”. Mira la weá. Ajajajaja pero ¿quién podría culpar a esa gente? Habría que ser muy weón para perderse un polvo rico que estaba disponible, y sin compromisos.

Pero también existen las que prestan el cuerpo del delito para ver si culiando rico reconquistan al macho esquivo. Mijitas lindas, déjenme decirles que los hombres son harto menos imbéciles de lo que las revistas femeninas nos han querido hacer creer, y si bien son fáciles de “empotar”, lo que usted quiere, que es una relación seria, profunda y de largo plazo, necesita de mucho más que de un par de buenas cachas; si al loco no le gustaste de polola antes, no le vas a gustar como polola ahora que se acordó que tirabas rico. Pero no te engañes, te lo puedes seguir tirando rico pa siempre, sólo no esperes que él cambie su visión de ti después del remember, eso es una ilusión propia del pensamiento mágico femenino emanado de las nefastas revistas de papel couché.

También idealizamos, y esta es la parte más compleja del espejismo, solemos recordar sólo lo bueno de estos sujetos, lo rico, lo abundante, lo memorable… pero bloqueamos las mierdas, los malos ratos, las desubicaciones, las miserias que no fueron pocas, y a la hora de los kiubos lo ves en tonos sepia y te lo quieres afilar. Pero como dice el siempre sabio Gonzalo Soto: “es como poner a cargar el celular justo antes de salir, crees que va a funcionar, pero la verdad es que no sirve para nada”.

Caes de nuevo porque es rica… culiao caliente no mereces un puto análisis.

Te tropiezas porque tienes la ilusión de que ahora no te vas a ivolucrar emocionalmente. Te tengo malas noticias, si ya te involucraste emocionalmente una vez con esa persona, lo que viene pa delante siempre llevará carga emocional, aunque esa emoción sea la de vengarte y demostrarle quién manda realmente, quién es la dueña de esa concha dorada, de ese sapito que vale su peso en oro. Sigues pensando en términos de tú respecto de esa otra persona. Ya cagaste, y eso es lo más verdadero y doloroso del espejismo; te demuestra que pese a que quieras que parezca que no importa, la weaíta siempre importa, al menos a uno de los dos.

Sal a culiarte gente nueva, comerte a tu ex es como volver a tragarte lo que ya vomitaste y por alguna razón, tu cuerpo ya lo expulsó.