En Los Medios, LUN

El macho deprimido

Cuando tienes a un hombre deprimido en casa, no es fácil. Porque al
macho deprimido no puedes hacerle notar que sabes de su depre, porque
esas son mariconadas de mina; por lo tanto, no puedes tampoco
ofrecerle tu tierno y desinteresado apoyo, porque eso afecta su lomo
plateado de gorila y lo hace querer huir. Entonces ¿qué cresta se
hace?

Imagina al clásico hombre promedio, que le va mal en la pega, se
estresa, el jefe lo reta, se urge, llega a casa y se le cae. Si
cabrita, se le cae. Ahora imagina a los pobre jugadores del Colo; que
están en el puesto número 9 y mirando como la U se encumbra
definitivamente en la cima de la tabla… y ahora, da gracias por no ser
la mujer de uno de ellos; esas si que la tienen difícil.

Hay una mujer valiente, María José Martínez, sicóloga del plantel
albo. Es quien trata de subirles el ánimo para que la cosa funcione y
la pelota fluya. Yo me pregunto: ¿qué les dice, qué les hace, con qué
los regalonea, qué mono les pinta, qué caño les baila? María José,
porfa pasa el dato, acá afuera hay un Chile lleno de mujeres que no
sabemos qué hacer con ellos cuando se entregan sin piedad al sofá y la
TV, y los queremos demasiado como para robarles el control remoto.

++Columna publicada en Las Últimas Noticias del 25 de abril de 2012 (versión sin editar)