Relaciones, Sexo, Taxonomía del Polvo

Taxonomía del Polvo, Capítulo 8: El polvo filantrópico

20130201-012630.jpg

Hay momentos en la vida en que somos más generosos, en que creemos que un polvo concedido sin interés personal, podría cambiar el rumbo de otro, podría aliviar su pena, podría devolverle la sonrisa, mejorar su autoestima; cuando regalarle un orgasmo al compañero resulta una tarea de fe, de entrega desinteresada y finalmente, de beneficencia. Estamos aquí frente al polvo filantrópico.

Ese polvo que donas en tu calidad de ser humano dadivoso, a quien pudiera necesitarlo. A veces un pololo al que acabas de patear y necesita un empujoncito para irse menos cabizbajo a casa. Ese amigo con ventaja que ha llegado achacado y te ha contado un problema que lo tiene en condición de emo. Ese ex que te encontraste por casualidad y te pareció lleva una vida de mierda a la que tú podrías poner un poco de sal y pimienta por una noche.

El polvo filantrópico es un polvo motivado por la profunda compasión y el amor al prójimo, no necesariamente por la lujuria ni la pasión. Es un polvo muy consciente, que se da como ofrenda a la sociedad, como aporte al universo, como acto de solidaridad ciega.

Ese weón feo y sin onda, que sabes jamás logrará engrupirse a una mina como tú, esa mina pelmaza e introvertida que ni en sus sueños imagina un polvo con un tipo simpático como tú, una mina rica recién pateada por su pololo para irse con una mina más joven y aún más rica, que necesita de un weón feo pero caliente para sentirse deseada… Esos polvos son los imprescindibles.

A quién vas a ayudar tú?