Farándula, política, Relaciones, Sexo, sociedad

El sueño de la cacha propia

Confieso que juzgué, que cuando vi la noticia en los medios de que Cathy Barriga anunciaba un gran Tinder presencial en Maipú para el 14 de febrero, me reí; me pregunté cuáles son realmente sus prioridades para la comuna, donde están centradas sus acciones como alcaldesa, cuál es la necesidad de figurar siempre con huevadas irrelevantes; pero gracias a la rápida y asertiva respuesta de mis seguidores y sus comentarios a mis interrogantes, me di cuenta de que soy una imbécil, una feminazi resentida y amargada que no es capaz de ver lo bueno de la iniciativa porque no puedo sino menospreciar a la Cathy, que ha tenido una gran idea. Mi feminismo sería de cartón al criticar su innovadora iniciativa.

¿Cómo no me di cuenta antes? Quizás porque no analicé las cosas en profundidad y hablé sin pensar, como siempre.

Este próximo Día de los Enamorados, los maipucinos tendrán la posibilidad única en Chile, y patrocinada por su propio municipio, de encontrarse con otros 499 vecines en un formato conocido como Speed Dating; donde por un minuto podrás conversar con otro y decidir si te gustaría tener una cita; si no te gusta, sigues tu camino y vas al próximo minuto con el que viene, y así hasta decidir a quién le darás tu “match”, jerga propia de la aplicación de citas para entregar un corazón rojo a quien te gustaría gustarle. Y si ambos se entregan el corazón rojo, zaz! Están listos para la cita de San Valentín; ¿cómo no valorar el intento de la señora alcaldesa por entregar a sus vecinos y vecinas el sueño de la cacha propia?

Hernán Cortés me dijo: “Es un aporte a la Empatía hacia las verdaderas prioridades que necesita la comunidad en pos de una sana relación”. Porfa que alguien le avise a Hernán que Tinder es pa culiar!

Daniela Muñoz comentó: “Ah que son graves. Algo entretenido para pasar el día”. Toda la razón Daniela! Nos pasamos de criticones, cuando la alcaldesa solo quiere entretenernos, porque somos unos flojos culiaos que necesitan que venga otro a divertirnos porque nos aburrimos el día de los enamorados cuando estamos solteros, mientras esos desconsiderados de los en pareja andan puro sacando pica de cómo la van a poner esa noche! La alcaldesa pensó exactamente en los más desposeídos, la falta de sexo nos pone weones y ella no quiere una comuna weona. No señor.

Trinidad Infant me puso los puntos sobre las íes: “Y si has usado Tinder (no lo dudo, experimento de todas cuando estamos solteras) no le tires la piedra…” Y sí, estoy completamente a favor del sexo casual, no me voy a hacer la weona, confieso que Tinder me regaló harto revolcón en mi soltería, y una debe ser agradecida de quien te brinda revolcones, siempre, sin importar de donde venga, incluso si viene del municipio. Pero claro, en algún momento nos afloró el tetón de Gasco que llevamos dentro y nos cargó que “ahora se mete cualquier weón a Tinder”, nos cargó que se popularizara, quizás porque la democratización de Tinder exponía frente a más personas, de toda casta, tus miserias cacheras. Va a saber una…

Nicolás Riquelme fue tajante: “Déjenla en paz un rato, palos porque boga y porque no. Gente ociosa” Es verdad, mala nuestra andar apuntando con el dedo las iniciativas cupidísticas de la alcaldesa cuando no estamos haciendo nada mejor; no seré yo quien compare proyectos como la librería con 70% de descuento en los libros, la óptica popular o la Universidad Abierta con el Tinder de Maipú, no lo haré porque en realidad, quien no está tirando pal 14 de febrero debe no tener ganas de leer, no quiere ver su realidad ni aprender de otras. Ando puro criticando weás, les juro que lo lamento, no he entendido nada.

Maka Ahumada tiene una opinión clara y nos para los carros con ahínco: “Yiaaaa yo no encuentro tan terrible! Weon vivimos en un mundo de mierda donde la política es un asco, vemos weones que se llenan los bolsillos calentando el asiento mientras se pegan su dormida piola en el senado… La mina igual trata de tener a su comuna contenta…” Sin duda Maka! Cuánta razón, tanto weón penca en el Parlamento hace que creamos que un Tinder municipal es buena idea; la culpa no es de la señora alcaldesa y sus asesores, la culpa es de los congresistas charcha que lo hacen aun peor y nos quitan criterio de realidad; toda la culpa es de los políticos, aquellos por los que votamos, o no. Porque al final, Cathy no está robando; solo se está gastando la plata en pelotudeces; pero ¿quién no se ha gastado la plata en pelotudeces alguna vez? No podría yo arrojar la primera piedra. La Cathy no está matando a nadie, es cierto; como si hicieron un montón de otros en otras épocas; la Cathy es divertida; sin duda, y es re fácil ser divertida con los impuestos de otros; la Cathy no le hace daño a nadie! Solo quiere el polvo nuestro de cada día, y nos pasamos de giles en cuestionarla, obvio, porque somos amargados, faltos de pico y de vaginas arenosas; obvio que eso es lo que nos pone de mal humor, nada que ver con prioridades públicas, no sean weones, entiendan la weá.

 

** La imagen de «cathinder» es de ElDesconcierto