Blog

Entúbate la portada de LUN, y sé feliz.

Tratar de que el chileno promedio entienda que la libertad de expresión y la libertad de prensa también incluyen medios como LUN, no es fácil.

 

Menos aun cuando en la contingencia quien aparece en la portada del pasquín es parte de esa “Roja de Todos”, que al parecer no es TAN de todos, porque si hoy LUN pone de portada un meme de Pepe Rojas, es porque ya las redes sociales reventaron en memes, incendiaron en bromas y el hincha, el televidente, el público del fútbol de la Copa América ya empapeló en pichuleos chaqueteros al futbolista.

 

Lo que hizo LUN no fue otra cosa que sacarle una foto al momento; es más, hasta fueron generosos con Rojas, y buscaron el otro lado de la moneda, hasta le prestaron ropa, diría yo, titulando: «7 expertos lanzan veloz defensa a Pepe Rojas».

 

Pusieron un meme de imagen de portada, si. ¿El meme era divertido? Mucho. Correspondía que lo usaran? Por qué no?

 

Esto no es defensa corporativa al diario más corneta de Chile, sino una defensa a todos los medios, su libertad, y mi personal incentivo a que los medios puedan y entreguen propuestas distintas de contenidos. LUN puede hacer las notas más corneta del universo, y yo defiendo la posibilidad de que ellos se definan como los faraones de la “no noticia”, de la relevancia de lo irrelevante y de la importancia de lo no importante. Seamos honestos, LUN se ha definido con esa línea editorial y les ha resultado, más allá de que estemos o no de acuerdo, sabemos a qué atenernos, sabemos cómo funcionan, sabemos cómo titulan, sabemos por dónde caminan.

 

Entonces yo me pregunto, ¿por qué le pedimos a LUN que no haga lo que ha decidido deliberadamente hacer como línea editorial y que además le ha dado resultados rentables? No por nada es el diario online más leído de Chile. No me jodan, ustedes también se ríen. Y el diario es del hijo de puta Agustín Edwards, sí. Y usted también lo sabe y si no lo sabe, ya no puede hacerse el leso; y si eso te conflictúa pues ahí está tu derecho a no leerlo o a criticarlo abiertamente. Es como cuando le alegan a Camila Vallejo por sus ideas “tan comunistas”, pero si la chiquilla ES COMUNISTA. Bueno, LUN ES CORNETA y uno decide si lo lee o no.

 

En lo personal, y desde lo personal y porque este es un blog personal, leo LUN para reírme, no se me ocurriría ir a informarme ahí, y quien lo hace déjeme decirle que comete un error; si quiere informarse hay otras alternativas, y hay una desde cada óptica socio política.

 

Pedir que todos los medios escritos sean informativos, aporte a la cultura, de análisis político elevado es una súper mierda; con el bombardeo de noticias poco esperanzadoras y nefastas respecto del “aspecto serio” de nuestra sociedad, celebro la sonrisa que pueden sacar medios como The Clinic, La Cuarta o el mismo y corneta LUN. No le pidamos peras al olmo ni comentarios UDI a Camila, asumamos lo que cada uno ha decidido ofrecer como propuesta y juzguemos respecto de cómo cumple su objetivo propuesto. Para informarte de las cosas que verdaderamente importan en la vida, si vas a LUN, creo que el problema eres tú y no el diarucho.

 

Podría criticar al LUN mil cosas, podría echarles en la cara la falta de rigurosidad periodística en muchos casos, aunque sea para notas de mierda que no le cambiarán la vida a nadie; podría enrostrarles, quizás, la mala redacción de algunos textos, o la diagramación de mierda de algunas secciones o portadas; pero si hay algo que no puedo criticarles es su afán por cagarse de risa y sacar ronchas con huevadas irrelevantes, y efectivamente lograrlo.

 

Si alguna vez escribí columnas en LUN fue porque entendí que la virtud de lo sin importancia era un espacio para jugar y hablar de lo que a nadie le importa; o de lo que sí importa pero en clave de hueveo; al contexto del medio te da la idea de lo que encontrarás en el él. Seguir alegando contra el “nulo aporte” de las portadas de LUN, es simplemente no entender que esa ES SU FORMULA y ellos han decidido definirse en ella. Si no le gustan las portadas, entúbeselas, y sea feliz. Porque en la sala de dirección, le aseguro no están pensando en modificarlas.