Relaciones

Estás sola porque quieres

 

“¿Y tú, de qué te quejas?, si estás sola es porque quieres, está lleno de hombres que quisieran estar contigo, lo que pasa es que eres muy regodeona, te quejas de llena”.

¿A quién no le han dicho esta soberana huevada alguna vez?

A mí, la verdad, me asusta el nivel de mediocridad de las personas que nos lo dicen, es gente que de verdad cree que una debe conformarse con lo que hay disponible, que no importa que tú quieras camarones, como está lleno de jurel, tú deberías comer jurel y olvidarte del camarón. Y aunque hubiese centolla, yo seguiría queriendo camarones. Pero eso, ellos no lo entienden.

Existe una creencia bastante antigua, arraigada y masificada, de que una debe no sólo conformarse, sino además agradecer, que alguien quiera ser nuestra pareja. Pero déjenme contarles, que existe un grupo de mujeres bastante grande, que creemos que valemos lo suficiente como para poder ser felices con quien creemos óptimo para nosotras y no con quien tuvimos la suerte que se fijara en nosotras.

¿Es más difícil encontrar al óptimo que al disponible? Por supuesto que es más difícil, pero nadie dijo que la vida era fácil o que la felicidad viene a buscarte a la puerta de tu casa. ¿Podríamos tener perro que nos ladre si bajáramos nuestros indicadores de selección? Pues claro que podríamos, pero ¿tendríamos al óptimo si dejamos que nuestros indicadores se caigan con el tiempo como las tetas? Pues lo veo difícil.

Las barreras de entrada tienden a caer cuando llega la ansiedad, entonces el secreto está en no sucumbir a la tiranía de la ilusión de la cacha estable, en resistir los cabezazos contra la pared y en no dejarse llevar por la postal dominguera, las que hemos caído en esa trampa sabemos que tira más que una yunta de bueyes; pero finalmente sabemos que es una lucha que das porque tienes fe en tu propio juicio, y confías en tus propios indicadores.

No conformarse debe seguir siendo la consigna. El indicado está allá afuera, busca tu hombre huemul; y si no está, tampoco estamos para quedarnos con el disponible, cuando no es no es, y cuando no es nunca damos lo mejor y si no damos lo mejor, nos transformamos en personas agrias y amargadas, y para agrias y amargadas mejor nos quedamos solteronas y criamos gatos sin tener que aguantar que el disponible se tire peos en nuestra cama. Porque eso finalmente, sólo se lo queremos permitir al óptimo. Y no sólo permitir, yo diría más bien: celebrar.

Finalmente, tienen razón, estamos solas porque queremos, la diferencia está en las razones. Brindemos por todas aquellas mujeres que han preferido comentarios de mierda como ese, a quedarse con el disponible. Mis más grandes respetos a todas ellas.