Destinos, Mi experiencia, Periodismo y Ciudadanía

Haití 01: Terrores de blancos

DSC07411-w800

Al contar que me venía a Haití, la gente abría los ojos más de lo normal, me preguntaba si hablaba en serio, me sugería que me cuidara y me regaloneaba diciendo que me querían de regreso enterita.

Yo me pregunto: ¿por qué no habría de regresar enterita?

Supongo que la cantidad de mitos que rodea este país azotado por la naturaleza, la violencia, la inestabilidad política y las enfermedades, además de toda la mitología acerca del vudú y las leyendas urbanas, han hecho de este lugar un espacio que inspira terrores nocturnos para muchos adultos.

Y la verdad, es que no son tantos.

Sí, la pobreza es dolorosamente extensa e intensa, un país que tiene un 80% de población que pasa hambre y donde los “blancs” que trabajan en ONGs, lo hacen bajo estrictas medidas de seguridad, que en muchos casos son bastante innecesarias y solo contribuyen a crear gethos de blancos poderosos en un mundo de negros con carencias, que sin duda se sienten más africanos que americanos, y que ven en su historia reciente un certificado de bravura.

Fueron los primeros negros en independizarse, el idioma creole –que es una variante del francés, pero como si fuera pronunciado por un chileno que no conoce el idioma- y la presencia latente de la práctica vudú que mueve las sangres haitianas al ritmo de tambores y experiencias  espirituales mientras se dicen cristianos y pintan en todas sus construcciones frases que dejan en las manos de dios sus destinos, sus decisiones y sus días; pues entonces son algo así como los “highlanders” caribeños. Aguerridos, luchadores y por qué no decirlo, también bastante machistas.

Decidí entonces, crear una serie de posts acerca de mi experiencia en Haití, de lo que vivo con los voluntarios, de lo que veo en las calles, de lo que converso con quienes trabajo y de lo que me pregunto cuando veo todo esto, pero por sobre todo, de las respuestas que yo misma me doy acerca de esas preguntas.

Sin más ambición que ser un relato desde la parcialidad, la emocionalidad y la curiosidad que me entrega un viaje como este, desmenuzaré de a poco mi estadía en textos y fotos; en preguntas y respuestas. Y los invito a acompañarme a descubrir un país que se ha promovido como de terrores, pero que nadie nos ha clarificado que esos terrores, son terrores de blancos.

**Mi viaje y estadía en Haití son parte de un proyecto colaborativo entre The Melton Foundation y Fundación América Solidaria, para capacitar a sus voluntarios y staff en temas de comunicación estratégica que permita apoyarlos en la difusión y sustentabilidad de la labor voluntaria que realizan en 17 proyectos de salud, desarrollo productivo y educación; con especial foco en población infantil y adolescente en los que trabajan 19 profesionales voluntarios y 6 profesionales como parte de un equipo ejecutivo en colaboración con diversos socios territoriales y organizaciones de carácter local e internacional.**