Mi experiencia, Redes Sociales

¿Hay luz al final de Tinder?

Por si usted aún no se entera, ha llegado al barrio una nueva sensación, la nueva vedette de la fiesta, la App que ha logrado hacernos creer que el mercado de la carne humana está ahí, al alcance de tu Smartphone y gratis.

Tinder es una especie de catálogo de seres humanos desde donde puedes escoger, basado en tus parámetros personales, banales y superficiales, si te tinca conocer a alguno. Basado en tus amigos de Facebook y tus preferencias de fanpages o gustos, la App hace una preselección por ti y te va mostrando a los galanes disponibles dentro de un radio  geográfico que tú defines, dato no menor el de la geografía, te asegura de esa forma gente de tu entorno más o menos cercano y no te recomienda pelafustanes que puedan no pertenecer a tus barrios cercanos. En un Chile clasista como el nuestro, cómo te explico lo adecuada de esa característica!

Lo más lindo de todo creo yo, es que NO te muestra a tus amigos de Facebook, sino a aquellos que son amigos de ellos y no tuyos, o a quienes tienen gustos similares a los tuyos; y por sobre todo, no le dice a nadie que te ha gustado Fulanito hasta que Fulanito dice que tú le gustas; por lo tanto, no hay paseo de la vergüenza ni humillaciones de alguien que diga: “hay que tener perso pa que esta weona me ponga un corazón”. Puedes darle tu aprobación a cuántos galanes gustes (o minas si eres lesbiana y elegiste buscar entre mujeres que buscan otras mujeres) y ellos jamás sabrán que tú los aprobaste hasta que el interés sea mutuo. Eso, es lindo. Y discreto.

Ahora, quizás lo más hermoso de esta App es el tiempo que puedes pasar hojeando perfiles y riéndote a gritos de cada foto de mierda que aparece, o de cada bio melosa, de autoayuda, pseudo intelectual o hedionda a hipster; de verdad da para escribir un manual, pero juré que nunca evidenciaría a esas pobres almas y no sacaría una foto de pantalla de esos perfiles del terror para burlarme públicamente; porque pese a que pueden causarnos gracia, ellos están por las mismas razones que uno en la plataforma, y si queremos que la weá funcione, debemos mantenerla como un espacio seguro y sin bullying personalizado, de lo contrario cada weón que entre se sentirá amenazado y el sistema colapsará por no presentación.

Por eso, decidí que había demasiado de qué reírse, muchas preguntas que hacer y muchas recomendaciones que dar para que seamos todos más felices con la App que podría de la misma forma presentarnos un valioso one night stand, acercarnos a un futuro buen amigo o quién sabe si andamos con la raja del porte de un portaviones, quién sabe si encontramos eso rosado que llaman amor.

Dentro de mis reflexiones más frecuentes se encuentran:

–          Me cago en la ostia la cantidad de weones que se venden como outdoor llenando sus perfiles de fotos en el cerro, con la bici, escalando y en la playa… a esos les doy la cruz mortal sin pensarlo, esos no saben apreciar el gran valor catártico de una cama con comida y una maratón de series en la tele.

–          ¿Es posible que aun en estos tiempos haya weones que crean que conquistan minas posando junto a una moto o un auto? Pues sí, porque les resulta. Con cada una de esas fotos, pierdo un poco de fe en la humanidad.

–          ¿Nadie te dijo que la selfie en el baño con los azulejos de fondo y la cortina de baño como escenografía no eran sexy?

–          El galán de gimnasio que luce los músculos frente al espejo y se empeña en que su iPhone salga muy nítido entre el sudor de los vidrios…. Ay weona, que asquito.

–          Bios como “no sé qué hago aquí, si me sacas seré muy feliz” revelan a weones que están más cagados que una, al menos una tiene conciencia de que con que salga una buena cita con un weón entretenido que den ganas de tirarte, nos damos por pagadas.

–          Otras bios que me dan ganas de salir corriendo son esas talibanas del tipo “no busco nada serio” o “no estoy para romances pasajeros” me parecen igual de imbéciles. Es un catálogo, no una propuesta de matrimonio. Arriésgate, juega, que pase lo que tenga que pasar, si hay que darle la PLR se la das, si lo quieres tomando desayuno el domingo bienvenido sea. Echemos las barreras abajo!

–          Cuando el primer mensaje del galán es “la verdad no creo mucho en estas cosas…” lo mando a cagar, si el weón no tiene ganas de estar en ésta, ¿para qué chucha se mete? Consecuencia!

–          Fotos que me causan repelencia automática y sin retorno: el torso desnudo, el pelotudo que aparece con la polola (saco de weas o qué?), el que se luce de gala o de terno en el matrimonio ajajajaj es como que te demuestra que puede verse sofisticado! el mandril lleno de botellas y piscolas carreteando…. sorry, pero a mi edad ya no estoy pa tentarme con weones con alma de Negro Piñera. Y la foto pésima? la foto pixelada, sin contraste…. Weón, no me weí que eres incapaz de tener una foto mejor que esa! Tipos con una sola foto son sospechosos, siempre me da la idea que no son capaces de resistir que saquemos un promedio de sus fotos y esperan que nos conformemos con la primera que vimos, cabros, no somos tan gilas! Y no me vengan con que lo que importa es lo de adentro, si esta weá es un catálogo y el descarte se hace en primera instancia por la foto, luego bio, luego edad y cuando ya pasaste esas tres, recién podemos conversar. Seamos honestos.

–          Un inmediato next: el joven de la camiseta futbolera, el que sólo muestra fragmentos de su cara, porque ese puzzle completo pareciera no resistir un plano abierto. ¿Un primer plano de las calugas? Aunque sean Old England Toffee esa weá es causal de eliminación instantánea. El weón sin foto, porque es weón no ha entendido nada. El que pone fotos de sus personajes de películas favoritas…. Que lata weón! La foto rodeado con promotoras siliconadas y oxigenadas…. Qué asco el perrito zorrón cuarentón, weona. Huyo. El logo de la Federación Chilena de Fútbol…. Me pongo las zapatillas de clavo.

Pero también hay luz al final de túnel y no todo en la viña del Señor es tan patético, acá algunas actitudes ganadoras que remecen el dedito que aprieta el corazón:

–          El que no parece modelo posando

–          El que se ríe en unas y está más serio en otras, ojalá salga haciendo el ridículo en alguna, con peluca afro o mostrando la guata imperfecta. Un tipo que se ríe de sí mismo siempre gana puntos en mi mundo.

–          Si tiene hijos, que al menos aparezca en una foto con ellos. Se agradece que no nos pasen gato por liebre.

–          No importa si tiene lucas, no las ostenta.

–          Si es extranjero parte con un punto a favor, me los imagino menos prejuiciosos. Esa weá es prejuicio mío, pero qué importa, es mi Tinder!

–          Una vez se me apareció uno con una sandía puesta en la cabeza. No me preguntes por qué, pero me vi en la obligación de decir que sí.