Stand Up Comedy, TV

La Huincha de TVN: te doy una impresión apresurada

Quisiera, si me lo permiten, expresar algunas apreciaciones respecto de “La Huincha”, tomando en cuenta que solo hemos visto un capítulo y que todo lo que diré podría verse alterado una vez que el programa avance. Mi opinión hoy, a un capítulo de edad:

1. Quién eligió a Karen? y más allá, quién la subió a esas zapatillas?

2. Habría sido hermoso una animadora que tuviera algún nivel de cercanía con el humor, de alguna forma, en algún aspecto, que no se viera incómoda rellenando. No pido que sea una comediante porque sé que la televisión tiene mucho miedo a los comediantes conduciendo, quizás cuando se atrevan se soprendan de lo maravilloso que sería tener una buena host en ese lugar.

3. Me da mucha pena que “la cuota” femenina del jurado la ocupe una mujer que no tiene idea de comedia, que la subieron un par de veces a hacer stand up para decir que tiene experiencia, pero que todos sabemos lo que se necesita para hacerse respetar sobre el escenario. Si bien me ha sorprendido no verla destemplada en este programa, y hasta la vi siendo buena onda; creo que es un desperdicio no tener una mujer comediante en ese panel de expertos.

4. Es un programa de humor, no de stand up. Por lo tanto son bienvenidos en él todas las formas de comedia performática; evaluar a cada participante con los parámetros del stand up, es un error garrafal. Ese es un mensaje para los colegas que están en llamas “criticando”

5. El jurado masculino es añejo, por lo tanto, favorece los formatos añejos. A Ravani lo respetamos profesionalmente porque fue el cerebro detrás de un montón de comedia que marcó nuestras vidas; por su puesto que lo respeto; pero también entiendo que él siempre preferirá aquello que se acerque a su estilo revisteril y más teatral. Alvaro Salas es un sacoweas, con una vida personal lamentable que se ha hecho pública de la peor forma; y si bien yo no lo habría contratado jamás, entiendo que al menos el vejete “en sus tiempos” fue altamente efectivo, y se forró con shows en eventos, empresas y programas de TV, aunque todos esos millones no alcanzaran para reconocer a sus hijos fuera del matrimonio. Entonces, si respeto otros tipos de humor, e incluso otras “edades de humor”, se me hace imperativo haber contado con algún referente estandapero sub 60 en el jurado; no como una opinión antojadiza; sino porque el stand up es el formato de comedia que ha sacado más nuevos comediantes a los escenarios en los últimos años, es sin duda el género de comedia que está moviendo más gente a teatros, bares y eventos; si lo quieren ver desde el capitalismo que mueve los medios, es el género que más plata está moviendo en esta industria. Una vez más, Merino no era la indicada. Faltó un estandapero capaz de hacer buenas preguntas, de forzar a que los comediantes improvisaran y salieran bailando; alguien que logre interactuar de manera cómica resaltando otras capacidades de cada participante.

6. Hacer reír en 2 minutos es fatal; si no eres contador de chistes o fan de los one liners, es muuuuy complejo; lo que demuestra que el formato de La Huincha no considera formas de humor, como la nuestra, donde gran parte de la gracia de lo que haces está en cómo la haces, cómo construyes la atmósfera, cómo entregas tus pie para dar el combo en el hocico luego de esta preparación. La comedia más narrativa tiene poca cabida en este espacio, y acomodarse a los 2 minutos puede fácilmente verse muy forzado.

7. La decisión de cada participante de estar ahí es personal y atiende a razones particulares de cada uno, no me corresponde a mi juzgar sus decisiones; me parece de una soberbia fatal pontificar desde púlpitos autoconstruídos respecto de los espacios que cada comediante decide tomar.

8. Creí, antes de ver el primer capítulo, que la huincha sería más morbosa, que se caerían de hocico frente a los televidentes, que habría una cosa de circo romano; pero me parece que no lo es; lo que si, le recomendaría a los encargados que cuando entran los participantes la aceleren, Karen tiene problemas para rellenar desde la presentación hasta que llegan a darle su beso (altamente innecesario).

9. Tengo la muy profunda intuición que la producción ya tiene los nombres de los ganadores desde antes de que empezaran a grabar y este programa servirá para validar esos nombres, y que ninguno de los que fueron al casting tenía, desde el día uno, ninguna posibilidad de subirse los escenarios festivaleros en ojos de la producción.

10. Me entristece también, que cuando se trata de programas de talentos como el canto o el baile, el casting es muy riguroso y se preocupan de tener en ellos a los mejores potenciales posibles; pero cuando se trata de comediantes se trata con liviandad y se buscan un montón de carnes de cañón malísimos solo para dar que hablar al dia siguiente; lamentablemente gente buenísima no quedó seleccionada, y otros de evidente pésima calidad están ahí para ser devorados por la masa indolente. Ojalá pudiéramos ver un programa de talentos donde el jurado fueran verdaderos referentes para quienes participan y donde pudiéramos sorprendernos con las maravillas de talentos que encontraron, emocionarnos y ser un empujón para que la gente vea comedia en vivo; cuando lo que les mueve es mostrar pésimos para reírnos de ellos y no con ellos; no faltará quien se sienta desmotivado a ver esos estilos en escenarios de verdad.