Destinos, Mi experiencia

Lecciones de París: 3: Hombres Vivarachos

20120902-171605.jpg
Siguiendo con las comparaciones odiosas que me salen al encuentro mientras camino por París, es también sorprendente cómo en esta ciudad hay hombres sin miedo.

Se acercan a tu mesa, te conversan aunque no hablen tu idioma, te saludan en el metro, te ayudan a encontrar ese punto que buscas en el mapa. Pero por sobre todo, saben reconocer una mirada. Y responden, mejor aun, con una acción.

Entonces se me rompe el mito clásico milenario que recita que los hombres en general son pavos, no cachan, no entienden el lenguaje no verbal. No señoras, que no se las engrupan más con esa cantinela. Los hombres entienden perfectamente, pero en Chile han decidido hacerse los huevones.

Fue la primera lección que no me gustó aprender.