Periodismo y Ciudadanía, Publicidad, Sexo

Me importa un culo, pero uno de Miss Reef

blog-reef

Hace unas semanas la filial argentina de la marca playera Reef nos sorprendía con la noticia de que suspenderían, hasta nuevo aviso, su concurso de potos perfectos; porque según indicó el gerente de marketing de Reef, Martín Sundbad, al diario La Nación de Argentina, el concurso se fue de foco con los años. “Esto pasó de ser un bikini contest, a un beauty contest, a una muestra de la colección de la ropa de mujer de Reef. Pero el mensaje final a través de los medios terminaba siendo siempre la cola del verano. Se buscó apaciguar esta situación de acuerdo a la realidad que vivimos en la Argentina”, afirmó.

Y es que claro, si te enfocas en sacar fotos a los culos desde arriba, de costado, desde arriba y desde abajo; imágenes donde las concursantes no tenían rostro y mucho menos voz; es super probable que lo que se difunda sean sus culos. ¿O no?

Y salieron muchas voces celebrando la medida, también algunos mandriles calentoides lloriqueando por las pajas que no podrían hacerse mirando a las nuevas participantes; y yo me puse a pensar qué tanto ayuda este tipo de acciones a la guerra en contra de la violencia contra la mujer, la cosificación de la figura femenina y los derechos de las mujeres cuando vivimos en sociedades que no han logrado aún deshacerse de ese machismo atávico que nos gobierna desde las sombras.

Y la verdad, creo que esta medida también tiene algo de machista; me habría encantado que si el concurso terminaba fuera porque no hubo candidatas, porque las mujeres sintieron que no era necesario mostrar la raja para triunfar en algo; porque las chicas guapas y jóvenes vieron en otros espacios sociales mejores oportunidades de brillar; pero cerrarlo por decreto me huele más a una medida por lavar una imagen de marca que lleva 23 años celebrando los culos perfectos y diciéndole a las mujeres que mientras más chico el calzón, te llevas más aplausos, mientras más parada la cola te ganas más suspiros; que mientras tengas el poto perfecto no es necesario ver tu cara ni oír tu voz, porque mientras te quieran culiar estás vigente y mientras más duro te quieran dar más posibilidades tienes de ganar.

No creo que la marca esté diciendo con esta medida que se arrepiente de lo que ha defendido durante 23 años, creo que lo de verdad pasa es que quisieron evitarse posibles funas, columnas de opinión o activistas en vivo aguando la fiesta, porque las feministas son todas unas locas que se han especializado en aguarles las fiestas y con publicidad! Porque obvio, los comentarios de las feministas son incómodos, porque nos ponen bajo la nariz lo olores a mierda del machismo evidente que nadie tiene ganas de oler, y mucho menos en público.

Entonces pienso ¿cómo evitamos la violencia de género cortando ese concurso? Eliminamos el concurso y así evitamos que los neandertales les griten cosas ofensivas y vulgares a las chicas en la pasarela; yo preferiría educar a nuestros hombres en la cultura de no hacerlo; mucho más que decidir por esconder a nuestras mujeres. Y creo profundamente en la libertad de las mujeres para mostrar lo que quieran, en público o en privado; en la libertad sobre sus cuerpos y de ser respetadas sin importar cuánta piel se les ve. Porque “las mujeres debe hacerse respetar” es lo peor que puedes enseñar a tus hijos, porque debemos respetarlas sin importar el escote.

Y si una mujer adulta encuentra satisfacción en la exhibición de su cuerpo, ¿quién mierda soy yo para decirle que no lo haga? ¿Es acaso ella de forma instantánea sujeto proclive de violaciones, abusos o mal trato? ¿Es una mujer menos valiosa como ser humano por tomar la decisión de mostrar una teta? Pues no. Es su decisión y hacer juicios de valor respecto a su apariencia es una equivocación cultural.  También pasé por eso, también fui talibana de las tetas versus las neuronas; y me rehabilité. Cuestioné a mujeres por tratar de captar la atención por la vía del culo o la teta; y me rehabilité. Si vamos a cuestionar algo que sea a quien se deja embaucar por las trémulas carnes; pero libertad por sobre todo, a quienes han decidido mostrar, como si la weá fuera tan grave y nos impactara en nuestras vidas. MUESTREN TRANQUILAS que nuestra sociedad las respetará con o sin ropa; con más o menos teta.

El día que un concurso de debate tenga la misma repercusión que el Miss Reef ese día celebremos porque hemos avanzado; pero aplaudir que se suspenda el certamen de potos atómicos es no entender que lo que en verdad están haciendo es una movida comunicacional evidentemente más rentable en términos de reputación que poner culos al aire; hoy se habla de que Reef evolucionó, yo diría que pusieron un jefe de comunicaciones que lee las noticias y al que deberían subirle el sueldo; porque los puso en cada medio latinoamericano sin pagar un puto peso.