política, Relaciones, Sexo

No me quiten el sexo anal!

Te lo pido Manuel José Ossandón, no nos quites el sexo anal; es el último bastión del amor y tú quieres salir ahora con que no es sexo? No señor, me rehúso a aceptarlo, cómo no va a serlo? Es que por el orto no hay aborto, y por el chico no hay guagua, MJ, no nos quites la ilusión.

El aspirante a presidente de la República de Chile comentó en radio Bio Bio el libro de educación sexual editado por la Municipalidad de Santiago destinado a alumnos de liceos, diciendo: “Para mí, el sexo anal, como dicen, no es sexo. Eso es otra cosa. Yo no sé si están tratando de meter alguna ideología o algo”.

O sea, señor Ossandón, de que quieren meter algo, quieren; pero por el camino de tierra!

El mismo ex alcalde que prohibió en su comuna la píldora del día después, el mismo que defendió a Karadima, ahora nos dice que el sexo anal no es sexo… y si no es sexo, entonces cómo debemos llamar al acto amatorio que involucra el puño de parka?

No puedo permitirle al candidato que nos quite el sexo anal, no podemos, no debemos! Es casi la única verdadera prueba de amor que algunas tenemos, como están los tiempos ya no podemos pretender llegar cero kilómetro a nuestra pareja para la vida, y algunas hemos guardado el nudito del globo como último recurso de la entrega romántica, ese tulipán que hemos decidido no marchitar y guardar intacto para el verdadero amor; no nos quites el romance Manuel José, no nos robes la postal en sepia del amor cuadrúpedo, del lubricante anestésico y del “no haremos nada que tú no quieras”, porque el anal es la prueba de confianza y amor que le queda a nuestra generación, y la alternativa anti guagua para las adolescentes de las generaciones venideras…

¿Será que las jovencitas del Villa María Academy se educaron con el candidato y por eso han decidido entregar el pequeño a sus pololos para mantenerlos felices y cumplir con su sueño Opus de llegar vírgenes al matrimonio?

Y el sexo oral, mi querido Manuel José, será entonces hablar de sexo? Mientras escribo esta columna le hago sexo oral a mis lectores? Mientras me leen los lectores me hacen sexo oral a mi? Dios mío, Em Jey, cuanta confusión has dejado en mi cabeza, en mi boca y en mi trasero, solo te pido, no nos quites el sexo anal.