LifeStyles, Sexo, Top 10 de Siempre

¿Trajiste tu AluPlast?

Foto prestada por @Munir para inspirarme 🙂

Estoy consternada.

Mientras trabajaba concentrada en un material que no me hará rica, pero paga mi cuenta de internet; mi cuenta en twitter se llenó de menciones. Muchas personas me hablaban acerca de un reportaje emitido en Tele13 que hablaba de sexo oral. ¿sexo oral en Tele13? Volvió la Naty? Por qué la gente preguntaba mi opinión? Y claro, después de verlo, entendí.

A ver, desmenucemos el reportaje y concentrémonos en lo importante:

–          Existe contundente evidencia científica que vincula el cáncer bucal con el sexo oral; que la mucosa de la boca es muy parecida a la del sapo, que el tener multiplicidad de parejas aumenta el riesgo de contraer el papiloma y que los casos de cáncer bucal han aumentado en personas más jóvenes. Concluimos por tanto, que los pokemones buenos pal ponceo intenso, las beatas que quieren llegar vírgenes al matrimonio pero no quieren perder al pololo, las maracas wenas pal pico y las lesbianas peina alfombras; están definitivamente hasta el mazo.

Concluido esto, y como estamos en un blog de autoayuda que no tiene otro fin más que el altruismo y contribuir a una mejor calidad de vida de los chilenos y chilenas; entonces procedemos a preguntarnos: ¿qué cresta buscan con su terrorismo sexual? Ah?

Si la chupas, te mueres. Y si te gusta, eres suicida.

Y no es que una vaya por la vida chupándola como si se fuera a acabar el mundo el 2012, pero coincidamos en que es un gesto de aprecio, de poder, una moneda de cambio, causal de extorsión y válvula de escape muy válida y que no quisiéramos tener que abandonar. Hay conductas y manifestaciones que están tan insertas en nuestra cultura que sería como dejar espacios vacíos en la historia. Cuando el micrero se me ensarta encima del auto y toca la bocina para que me apure al dar el verde y yo no tengo ganas de apurarme, ya no podré gritar con las mismas ganas “¿y por qué no me la chupay mejor?” porque sería como desearle la muerte a ese pobre weón estresado con el culo transpirado y con una palanca de cambios que lleva un insecto embalsamado tan estiloso. Y cuando el colega patudo, ese que se cree jefe y no tiene secretaria, te dice “por qué no me traes las hojas que dejé en la fotocopiadora después que termines de preparar los cafés? Al que merecidamente una, siempre lady, le respondería “¿y no querís que te la chupe un rato también?”, pero sería un acto ya no de repudio, sino de cuasi delito de suicido, ya no demostrando tu potencial de headmistress, sino más bien, sacando tu Edmundo Varas interno.

Entonces yo creo que en vez de llorar sobre la leche derramada de la evidencia científica, el aporte será entonces buscar las alternativas que nos permitan ir por la vida chupándola, pero sin riesgos y con la frente en alto, por paradójico que suene:

  • La doctora recomienda en primer lugar, para chupársela al varón, simplemente el uso de condón, y como este blog está debidamente auspiciado por LifeStyles, me daré el lujo de recomendar los condones saborizados que tan bien nos recuerdan las macedonias veraniegas con esencias de plátano, frutilla y vainilla; que no sólo nos previenen de las nefastas y mortales enfermedades de transmisión sexual; sino que además, tienen la gracia de hacerle la pega más amena a las chiquillas que no suelen irse de cabeza al “quetejedi” y a las que les provoca un poco de asquito; así le pierden el miedo y después las tienen de piquero.
  • Es altamente recomendado para ir a peinar la alfombra de una dama, el uso de AluPlast cortada del tamaño de un cuadradito que alcance a cubrir la superficie del choriflay y sobre lo suficiente para meter la lengüita (porque de lo contrario pa qué hacemos la pega no?); y si usted no está familiarizado con la marca, le explico que se refiere a esa weá plástica entera pegote que sirve pa tapar platos o fuentes y meterlos a refrigerador, la misma con que te entregan envuelto el brócoli en el supermercado y la misma con que le plastifican la cabeza a las minas cuando se van a “tinturar” las chascas a la peluquería. Si, esa que se pega a todo sin control y que te saca de quicio cuando quieres abrirla y no tienes uñas.
  • Queremos también postular el uso del guante de látex; una modalidad lúdica que te permite jugar si la weá se pone latera; lo inflas y parece un elefante, y amenzas a tu mina con que se la va a violar Dumbo.
  • Proponemos también una versión más amigable con el medio ambiente: la bolsa de supermercado biodegradable. De tamaño preciso pa meter la cabeza entera si andas entusiasmado, que no vaya a ser cosa que el peligro de cáncer te coarte el entusiasmo!
  • Tenemos también el modelo extreme, que en vez de alusa Plas, se inclina por el alusa foil, versión de alta cocina que pone el papel metálico por sobre la higiene del plástico, y promete cortes sangrantes no profundos que pueden darle a tu relación esa dosis de locura que andaban buscando.
  • Y bueno, si su mina es del tipo “profunda”, puede usted usar la carpa para dos personas que tienen guardada en la bodega. Eso sí, preocúpese de limpiarla previamente pa no dejarle el aparato con arena y pasto seco.

Y bueno, como este blog es para que lo construyamos en conjunto y le saquemos el jugo a la inteligencia colectiva, deja tus propuestas para evitar el cáncer bucal por culpa de chuparla, y participa por fabulosos kits de regalo de LifeStyles; comenta y gana. Tienes plazo hasta el viernes 20 para ponerte creativo y ser un aporte al desarrollo sexual de tu país! Y recuerda que para participar, debes ser fan de nuestro auspiciador en Facebook!