TV

[TV] No matemos a Hortensia Vidaurre

Era demasiado bueno para ser cierto, Parece Mentira, el programa de TV de Felipe Izquierdo y única producción de Canal HV (Hortensia Vidaurre) se ve tentado por dejar de ser lo que lo hacía ingenuamente único, para transformarse de a poco en un programa de TV más. Y no queremos eso.

Hace ya un rato que paso mis desvelos viendo este programa de TV que no sabría si describir como la weá más enferma que he visto o una pieza sorprendente y adelantada a su época, cualquiera de ellas sea, cautiva mis madrugadas con frases perfectas, situaciones bizarras y conversaciones intrascendentes.

Parece Mentira se ha incrustado en nuestras mentes como un espacio de culto, donde cada programa Felipe Izquierdo conversa con una mesa de invitados que en realidad no son invitados, sino cada vez los mismos, presentados como si fuera cada vez la primera vez que van al programa. Una manada de gente rara y encantadora; un mago chileno-gringo que habla un spanglish digno de un re-chicken de OpenEnglish, una actriz argentina que usa el mismo abrigo peludo con pinta de gato ahorcado poseedora de un sarcasmo sublime, un luchador retirado, un físico árabe que no habla ni mierda en lenguas. Todos y cada uno de ellos encarnando personajes nefastos y adorables, siendo sometidos por Izquierdo a preguntas incómodas de cultura, economía y política que nos son capaces de responder, y se enfrascan en discusiones cuasi filosóficas de lo que sea en diálogos asesinos de neuronas pasada la medianoche.

Y claro, también hay un invitado de verdad, pero esos invitados aportaban, al menos hasta ahora, nada menos que un desahogo de cordura, personajes tanto o más enfermos de la mente que los mismos panelistas, nombres como Andrés Rillón o Erick Pohlhammer hacían de esas tertulias manifestaciones absurdas de realidades inexistentes, y los amábamos. Pero en estos días siento que presenciamos un asesinato a sangre fría de la voluntad de doña Hortensia Vidaurre, que sabemos la vieja no existe, pero ya es parte de nuestro imaginario colectivo entre la fanaticada; y vemos como la apuñalan llevando invitados que contribuyen al rating, sabemos que el rating es la daga que mata toda idea fabulosa, y entonces para llevar audiencia invitamos personajes que son divertidos o interesantes, pero no bizarros ni freaks, y con ellos transformamos este espacio de esquizofrenia en un programa de TV más, y por dios, no queremos un programa de TV más; queríamos a Parece Mentira porque no era más de lo que había disponible, no era la fórmula del rating, no era la manera de hacer las cosas como decía el manual.

Era una bomba que reventaba neuronas, una metralleta de frases célebres, una granada de invitados intrascendentes en conversaciones de mierda; y eso amigos míos, soborna el espíritu inquebrantable de doña Hortensia. Oremos por su espíritu, y porque la dirección del programa retome el rumbo de la sorpresa y la incomodidad, queremos volver a sentir pudor al verlos, cuando nos acomodamos con los resultados perdemos el riesgo y el vértigo, no tiremos a Hortensia Vidaurre de cabeza por el balcón, y démosle la incondicionalidad del paciente psiquiátrico obsesionado; que eso es al final lo que nos debería importar. Hortensia Vidaurre, no queremos que descanses en paz.

Parece Mentira, Canal Vive! de VTR en el 47, emisiones de estreno lunes a viernes 21:00 hrs y repeticiones a las 14:00 y 01:30 (que es el que veo yo)