LifeStyles, Periodismo y Ciudadanía, Sexo, Uncategorized

Una porno como para domingo por la tarde

El cine porno es tabú aquí y en la quebrada del ají; pero de conversa en conversa, me he dado cuenta que el tabú no es ni tan tabú. Claro está sí, que lamentablmente, ha sido desarrollado en su inmensa mayoría, para un público masculino; desde los primeros años del cine, existe, pero hecho por y para varones; que querámoslo o no, no tienen la misma visión del erotismo que las mujeres. Los hermanos Lumiere, a los pocos minutos de inventar el cinematógrafo, empezaron a maquinar la filmación de las aventuras amorosas de su vecinita de al lado. El cine porno, nació con el cine.

Siendo unas minas más masculinas que otras en sus gustos; hay ciertos patrones que se repiten en cuanto a los que a las minas, se supone, nos excita y lo que no. Y claramente, el cine porno tradicional no ha encontrado su nicho en la hija de vecina. La teta desbordada bajo melenas tinturadas, moviéndose al rítmo monótono de un mete y saca interminable que se adorna con gemidos lujuriosos y ojalá un diálogo cachondo en eZpañol de España, mientras vemos la caja del pizza boy botada en la esquina de la recámara; pareciera no ser la receta para motivar a las damas. Siempre imaginé que podrían haber películas porno con argumento, con historia, con diálogos notables; que además contaran con escenas de porno intenso y brutal; yo pagaría por verlas.

La gente que se molesta en arrendar o comprar una película porno para darle gusto a las glándulas quiere el máximo rendimiento hormonal de su dinero, y si tiene setenta minutos de película, quiere setenta minutos de erección. Eso no significa que los intelectuales más sesudos no hayan flirteado con la pornografía más radical, incluso en sus obras. El problema es rentabilizar la inversión. Porque señores, y sólo tienen que encender la televisión para comprobarlo, la basura es lo más fácil de rentabilizar.

Así pues, dense cuenta de que la gran mayoría de producciones hard son genuina basura, y depende de algo tan frágil como encontrarse una buena (que las hay, las hemos visto) para saber que el medio tiene gran potencial.  Y el mayor de todos, porque después de todos estos años, el único tabú tangible es el del sexo.

Y es que, afrontémoslo, nadie puede mirar una entrepierna y quedarse indiferente, ahí tocamos la naturaleza base del ser humano, la crudeza del alma: ahí comienza el arte.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=KPEml385J4w]  Me recomendaron ver “9 Songs” (2004, de Michael Winterbottom), una película que se disfraza de cine arte, pero que evidentemente es una porno, pero no una porno cualquiera; es una porno como para domingo por la tarde. No es soft porn, porque para eso prendemos iSat y santo remedio. Es una porno de verdad, con primeros planos de pirulas y sapitos, con peinadas de alfombra memorables, con blow jobs de antología, con spidermans de lujo. Hasta educativa diría yo que es. Pero es para verla un domingo por la tarde; porque además de toda esa magia del genital expuesto en primerísimos primeros planos, tiene historia, tiene personajes. Claro, tiene poca teta,  porque como la transvistieron de cine arte, no podía ser una siliconada de busto enhiesto y bronceado de ampolleta, debía ser una gringa “no rubia” medio andrógina para no perder su tono intelectualoide hipster; pero para el público femenino heterosexual, funciona a cabalidad. Cosquillea el pubis.

Y no solo nos encontramos con una buena historia y mucho sexo explícito; si no que además metieron el gol de bicicleta; le pusieron no solo un potente soundtrack, si no que hicieron que la película girara en torno a conciertos y mucho rock. De Franz Ferdinand a Black Rebel Motorcycle Club, nueve temazos que llevan el hilo de la historia, que por supuesto y como queríamos una peli profunda, no se lleva a cabo en Hollywood, si no que en Londres, y si te digo que el protagonista es glaciólogo (si weona, un mino que estudia los glaciares), entonces el cuadro está completo. Pero si además te digo que los actores acordaron tener sexo real en la peli, te apuesto que la ves este fin de semana. Te regalo esta tarde de domingo.

Y bueno, como este blog es para que lo construyamos en conjunto y le saquemos el jugo a la inteligencia colectiva, deja tus propuestas para ver pelis porno otros domingos por la tarde, y participa por fabulosos kits de regalo de LifeStyles; comenta y gana. Tienes plazo hasta el lunes 20 de junio para ponerte [email protected] y ser un aporte al desarrollo sexual de tu país! Y recuerda que para participar, debes ser fan de nuestro auspiciador en Facebook! Y bueno, no estaría nada mal que te hicieras fan de este humilde blog popular aquí.