LifeStyles

¿Y qué hacemos con las flores y los globos con helio?

 

Pongámonos en contexto: hoy se celebra el 14 de febrero, conocido mundialmente como el día de los enamorados y donde se conmemora la obra de San Valentín, un sacerdote pasa´o a caca que en tiempos en que la religión cristiana estaba perseguida, él, a escondidas, casaba a las parejas bajo el ritual de la Iglesia.

 

Y es a este weón a quien celebramos, y de pasadita, al querubín rechoncho que, en su profunda violencia, tira flechas a los weones que andan volando bajo, pa que se enamoren de otros weones que andan volando bajo y entre los dos no hagan uno y se crean más felices porque andan pateando la perra, pero acompañados. Esa weá si que es linda, ¿a quién no le ha pasado?

 

Y claro, usted dirá, esta cabra de mierda habla de puro picá porque está mas sola que Meruane en el baño de la Quinta Vergara, pero no es así; no hablo desde la pica de estar soltera –que dicho sea de paso, no es ni tan malo- si no, desde la nausea que me provoca la mamonería insulsa asociada al puto día de los enamorados, y a lo azucarada que se pone la gente en melosidades interminables y postales de Village que me hacen sangrar los ojos.

 

Y para qué hablar de las presiones que trae este día, o sea, los pobres hombres, cómo sufren esos weones!!!! Las pololas insisten en decir que no se preocupen, que una cosita poca basta, que con que me quieras es suficiente… pero señores, no hagan tal de hacer como que es un día cualquiera, de lo contrario eso pesará en vuestro prontuario para siempre. Las minas son cuáticas con las fechas y los onomásticos, téngalo presente y usted no la cague.

 

¿Y qué hacemos con las flores y los globos con helio? Sírvase metérselos por la raja.

 

Es que nadie quiere recibir el mismo regalo que recibirán otras 10 mil weonas, tómese el tiempo para pensar algo más creativo, imprima un cupón artesanal por un vale por un pic nic en el cerro –si te ponís hardcore, le aplicay chal-, envuelva en celofán un libro con el Kamasutra ilustrado, cómprele un consolador de un color bonito y prometa usarlo en conjunto; envuelva en papel crepé un “Chiquitín” de Nestlé y le pone una tarjetita que diga “tu cachay poh”; qué se yo, pero por el amor del Pulento, deje de lado todo aquello que le venden en las grandes tiendas envuelto en una gran cinta rosada y con muchos corazones. Esa weá no es amor, eso es salir del cacho.

 

Y señor, yo le juro que lo entiendo, que andar haciendo regalos weones es un real cacho, y que satisfacer a su mina no solo con el regalo perfecto, si no además con la velada soñada –no vaya a ser TAN weón de querer quedarse en la casa viendo tele y apelar a que la ama todo el año, esa weá es suicidio-  lo entiendo, le juro que lo entiendo.

 

Pero entienda usted también que la cabra tiene solo 4 fechas claves al año: su cumpleaños, su aniversario, Navidad y el 14 de febrero, en promedio, una fecha importante que recordar cada 3 meses, no podís ser tan penca de olvidarlo, si ahora es weá de ponerle la alarma al celu pa que te lo recuerde una semana antes y tienes tiempo pa consultar con la amiga o la hermana qué chucha regalar, porque estamos siendo generosas y ni siquiera le estamos pidiendo que sea profundamente creativo en solitario.

 

Sabemos que es un culo esta fecha, y que probablemente hagas lo que hagas, en alguna parte la vas a cagar, desde ya te prestamos ropa.

 

*Comenta este post y participa por kits de LifeStyles para que tu vida sexual no solo sea intensa y valiente, sino también, segura y lubricada!!!!